DISTOPÍA

Este proyecto tiene el objetivo de plantear desde la indumentaria un futuro distópico, construido en base a un análisis del contexto actual relacionado al cambio climático y sus consecuencias proyectadas desde los próximos 200 años en adelante. Así, la creación se basa en el diseño de atuendos para un ser humano que deberá adaptarse y habitar espacios hostiles provocados por un clima cambiante junto fenómenos naturales extremos.

El proyecto titulado DISTOPÍA consta de piezas de indumentaria, exhibidas en una campaña fotográfica y audiovisual, conformado a partir de materiales de lenta degradación y gran impacto en el medio ambiente, con una estética desarrollada desde el análisis y observación del género distópico en el cine, conformando de esta manera una propuesta de un escenario futuro.

“TODAS LAS SOCIEDADES CONTIENEN DENTRO DE ELLAS MISMAS LAS IMÁGENES SOCIALES DEL FUTURO.”

(Polak, F. (1953). The image of the future. Amsterdam, london and new york: elsevier.)

 

Nuestro planeta ha estado en constante transformación desde miles de millones de años. Se estima que la primera aparición de vida en el planeta fue hace 4000 millones de años aproxidamente y el ser humano solo lo ha habitado una pequeña fracción de tiempo. Así, si comprimiéramos los 4500 millones de años de la tierra en 24 horas, la humanidad solo la habría habitado 1800 segundos, unos 30 minutos, los necesarios para devastarla por completo.

El planeta ha tenido procesos evolutivos de manera natural, que conllevaron cambios y alteraciones en el clima y los ecosistemas. En la actualidad, con el calentamiento global la tierra ha sufrido transformaciones que no se han registrado con anterioridad, provocados por distintas causas con cambios violentos y rápidos que alteran estos procesos naturales, no permitiendo a la tierra y a la atmósfera equilibrarse.

Estos procesos producto del desarrollo y la actividad humana han cambiado drásticamente los distintos escenarios de la tierra. La humanidad se ha expandido, conquistando diversos territorios y especies, modificando entornos y ecosistemas, extrayendo y manipulando materias primas que cambiaron las condiciones de vida. Estas raudas y desmedidas modificaciones solo han arrastrado consecuencias negativas.

La distopía es un término que posee una función crítica y rupturista a todo tipo de representaciones convencionales, posee una noción diferente ya que proyecta los problemas y amenazas de una sociedad específica.

 

POLÍMEROS SINTÉTICOS

Los polímeros sintéticos son un conjunto de moléculas gigantes creadas y modificadas por el ser humano a partir de miles de moléculas pequeñas. Existen polímeros naturales como el algodón, la seda, la lana y el hule de árboles de hevea, que tuvieron gran importancia antes de la introducción de los polímeros sintéticos en el siglo XIX.

Sus usos han aumentado gradualmente, y la gran cantidad de residuos que se producen al ser desechados al medio, no solo han creado problemas para los humanos, ya que se exportan millones de toneladas con desperdicios de estos materiales a países pobres, siendo los ecosistemas y la biodiversidad los principales afectados por estos materiales. Así, distintas aves y animales se confunden pensando que son alimentos por sus colores brillantes, provocándoles en la mayoría de los casos la muerte.

Se estima según un informe publicado en el contexto del Foro Económico Mundial en Davos, que para el año 2050 habrá más plástico que peces en el mar: “desde 1964 la producción de plástico se ha multiplicado por 20, llegando a 311 millones de toneladas en 2014. El pronóstico es que durante los próximos 20 años se duplicará y que casi se cuadruplicará antes de 2050.”1

Vivimos en un sistema lineal de producción en un planeta finito donde los procesos son destructivos: inicialmente, en la extracción de los materiales, se produce una gran explotación de los recursos naturales. Luego, en la elaboración, se utiliza una desmedida cantidad agua, energía y sustancias tóxicas (muchas de ellas cancerígenas) que emanan gases dañinos, deterioran la atmosfera y traen consigo deforestación y, por consiguiente, un inminente daño a la biodiversidad.

“En todo el mundo, se producen 10 mil millones de toneladas anuales de residuos y ni la mitad de ellos son recogidos o tratados.” Estos desechos se demoran entre 100 y 1000 años aproximadamente en “desaparecer”, pero nunca se biodegradan. Muchos de estos materiales generan una gran cantidad de residuos y pueden fosilizarse en las capas terrestres.

 

CITAS BIBLIOGRÁFICAS

1 (EMOL. (2016). EN 2050 HABRÁ MÁS PLÁSTICO QUE PECES EN EL MAR, SEGÚN ESTUDIO PRESENTADO EN DAVOS. OCTUBRE 12, 2016, DE EMOL SITIO WEB:

WWW.EMOL.COM/NOTICIAS/TECNOLOGIA/2016/01/19/784023/EN-2050-HABRA-MAS-PLASTICO-QUE-PECES-EN-EL-MAR-SEGUN-ESTUDIO-PRESENTADO-EN -DAVOS.HTML)

2 (VIDDI, F. (2012). AHOGÁNDONOS EN LA BASURA Y EL CAMBIO CLIMÁTICO. OCTUBRE 15, 2016, DE WWF SITIO WEB: WWW.WWF.CL/?206899/ACTION=/INDEX.CFM)